EMPLEO PÚBLICO

Una salida ante la crisis, hacerse funcionario

. 30/12/2008
| 2281 | 0
Hay puestos de trabajo que son estables y que garantizan un futuro sin sobresaltos

Todos tenemos un vecino, amigo, familiar o conocido que se ha quedado en el paro tras muchos años en su puesto de trabajo. La palabra crisis está presente en el vocabulario cotidiano de cada uno de nosotros y poco a poco está consiguiendo que la sociedad entre en un estado de pánico que ha generado un miedo atroz a perder el empleo.


Pero no todos los datos son tan alarmantes. Hay puestos de trabajo que son estables y que garantizan un futuro sin sobresaltos. Son los puestos del funcionariado, y es que durante este año 2008 el número de empleados públicos ha aumentado en 41.000 mientras que en la empresa privada han sido casi 800.000 trabajadores los que han perdido su puesto de trabajo.


La crisis que está teniendo lugar en España y en el resto del mundo ha provocado que muchas empresas tengan que cerrar o que lleven a cabo un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) con el que multitud de trabajadores han sido despedidos.


Mientras multitud de trabajadores se encuentran preocupados por su futuro debido a que la fábrica o empresa donde trabajan corre peligro de cierre, hay otra parte de españoles que se están garantizando un futuro. Estos últimos son los funcionarios, todos aquellos que se encuentran preparando una oposición y que deciden apostar por las administraciones públicas y cualquiera de los miles de puestos que ofrecen anualmente.


Está claro que existen diversas opiniones sobre si es adecuado que la administración tenga un número tan elevado de empleados. Prueba de ello, es que existen comunidades autónomas, como Cataluña, que cuentan con la mitad de funcionarios por habitante de los que tiene Extremadura. A pesar de todo, tener una plaza de funcionario es tener un futuro asegurado por lo que mucha gente se empieza a plantear el opositar para garantizar un futuro a su familia y una estabilidad que de otra manera sería muy difícil lograr.


Pero apuntarse a una oposición no garantiza un puesto de trabajo. Hay que prepararse y tomárselo con ganas y sabiendo lo que se juega y lo que se decide en cada uno de los exámenes. Lo ideal es presentarse a una convocatoria que cuente con bolsa de empleo para seguir preparándose una plaza y a la vez trabajar en la administración, con todos los derechos y deberes que tiene un funcionario y además pudiendo conocer en profundidad el trabajo en la administración público.


En definitiva, un trabajo de funcionario garantiza estabilidad ante la crisis, pero para obtenerlo es necesario prepararse mejor y más seriamente porque, por culpa de la crisis, las plazas de funcionarios, sean de la especialidad que sean, van a ser más perseguidas que nunca.

Valora esta noticia:
 

Nuevo comentario:
 
 
 
 
 
 
¿Te gusta? Ayúdanos y comparte con tus amigos