EMPLEO PÚBLICO

Opositar y trabajar cada vez más frecuente

. 03/02/2009
| 3308 | 0
Lo fundamental si se quiere compaginar trabajar con sacarse unas oposiciones es estar organizado, planificarse bien y aprovechar el máximo posible ese tiempo.

Desde hace un tiempo el número de trabajadores que estudian unas oposiciones ha ido en aumento. En la actualidad muy poca gente puede permitirse dejar un trabajo para dedicarse exclusivamente a preparar unas oposiciones y lo habitual es que se compagine el estudio con el trabajo.


Es fundamental estar motivado para lograr las oposiciones y ser consciente del esfuerzo mental y físico que requiere el compaginarlas con un trabajo. En una oposición no basta con aprobar, debemos estar preparados psicológicamente para intentar ser los primeros ya que sólo los mejores conseguirán una de las plazas ofertadas.


Está claro que no todos los que trabajan tienen las mismas facilidades ya que depende mucho del tipo de trabajo que se realice, la jornada que se tenga, etc. Es muy importante tener el apoyo de la familia y los amigos, ya que conseguirán motivarte y prepararte psicológicamente.


Llegar de trabajar y ponerse a estudiar puede parecer demasiado sacrificado pero, además de que la recompensa final merece la pena y hay que estar convencido de ello, el estudiar y trabajar al mismo tiempo tiene algunas ventajas.


- Una de estas ventajas es que al estar trabajando no se está todo el rato pensando en estudiar, si no que podemos desconectar y relacionarnos con gente en el ámbito del trabajo. Lo ideal sería que el ambiente de trabajo fuera bueno. Es una manera de mantener el contacto con la gente y olvidarnos de la rutina diaria de estudiar.


- El tener un horario establecido en el trabajo nos obliga a organizarnos mejor el tiempo de estudio y además permite aprovechar más ese tiempo porque es más corto. Nos obligamos a estar más concentrados y utilizar mejor las horas de estudio.


- Si llegada la oposición no pudiéramos obtener una plaza ni formar parte de la bolsa de empleo, si es que la hubiera, tenemos un puesto de trabajo que otra gente no tiene. Puede servirnos de apoyo si no se superaran las oposiciones para no desmoralizarnos del todo pero no debemos olvidar nuestro objetivo ni acomodarnos.


Lo fundamental si se quiere compaginar trabajar con sacarse unas oposiciones es estar organizado, planificarse bien y aprovechar el máximo posible ese tiempo. Motivarse en el ámbito personal y sentirse apoyado son otros factores básicos que hay que tener en cuenta.


Estudiar unas oposiciones es un trabajo duro normalmente y más aún si se compagina con un trabajo, pero sin ninguna duda la recompensa final merece la pena. Un puesto fijo en la administración pública significa estabilidad y seguridad. Si realmente es lo que quieres apuesta por ello.

Valora esta noticia:
 

Nuevo comentario:

 
 
 
 
 
 
¿Te gusta? Ayúdanos y comparte con tus amigos