EMPLEO PÚBLICO

Los bomberos de Madrid se entrenan para rescatar a víctimas de catástrofes

. 19/11/2007
| 2773 | 0
La última jornada del curso tiene carácter práctico.

Los Bomberos de la Comunidad de Madrid, a través de la Consejería de Presidencia e Interior, están recibiendo un curso de adiestramiento y práctica para la búsqueda y salvamento de víctimas de catástrofes. Lo están llevando a cabo los 210 bomberos que forman parte del ERICAM (Emergencia y Respuesta Inmediata de la Comunidad de Madrid). El curso es obligatorio para todos los miembros de este servicio, que pueden ser movilizados de inmediato hacia cualquier punto del mundo en el que se hayan desencadenado grandes catástrofes.


El ERICAM es un servicio organizado por el Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid destinado a sistematizar, de manera profesional y organizada, la ayuda internacional ante calamidades de todo tipo. El servicio cuenta con un almacén en el que se puede disponer, de manera permanente, tanto de material de trabajo propio de ayuda y rescate, como de recursos para ayuda humanitaria: mantas, tiendas de campaña, raciones de comida, potabilizadoras, material sanitario, etc.


Tanto el material y la ayuda humanitaria como los efectivos profesionales del Cuerpo de Bomberos están siempre dispuestos para ser trasladados e intervenir, sea donde fuere el lugar desde donde sean requeridos, en sólo tres horas. Además, todos ellos se encuentran ya vacunados contra enfermedades que pueden amenazar en situaciones desastrosas (fiebre tifoidea, hepatitis A y fiebre amarilla, además de contar con la profilaxis necesaria contra la malaria), lo que facilita su movilización.


La participación de los bomberos de la Comunidad de Madrid en el ERICAM es voluntaria y altruista, de manera que no cobran ningún tipo de complemento sobre su sueldo ni por intervenir en casos reales, ni por las alertas que se realizan por si hubiera necesidad de ser movilizados.


Equipos de rápida intervención

El curso de “Formación de equipos de rápida intervención en catástrofes” está diseñado para una duración de 35 horas, que se imparten a lo largo de una semana. Además de clases teóricas sobre organización, métodos de intervención rápida o sistemas de autosupervivencia, se llevan a cabo también clases prácticas sobre técnicas de movimiento de grandes pesos, trabajos con poleas y movimiento de tierras. También incluye procedimientos de búsqueda de víctimas enterradas a consecuencia de derrumbes, en la que se práctica tanto con tecnología avanzada en ese campo (geófonos y cámaras fibrilares, fundamentalmente), como en la búsqueda con perros adiestrados. La Sección del Subsuelo del Cuerpo Nacional de Policía es la encargada de adiestrar a los bomberos en las técnicas de trabajo en espacios confinados, para lo que se lleva a cabo una jornada íntegra con diversos ejercicios en el subsuelo madrileño.


La última jornada del curso se dedica a una práctica en la que los bomberos se enfrentan a una situación supuesta de la que no tienen conocimiento previo y han de actuar como si realmente se encontraran en una catástrofe. Este ejercicio se lleva a cabo en las instalaciones de la Escuela Nacional de Búsqueda de Víctimas con Perros que están situadas en Getafe.

Valora esta noticia:
 

Nuevo comentario:
 
 
 
 
 
 
¿Te gusta? Ayúdanos y comparte con tus amigos