EMPLEO PÚBLICO

CSI-CSIF acusan a la Junta de discriminación a los funcionarios de administración general

. 18/07/2008
| 1353 | 0
La ley del Estatuto Básico del Empleado Público, aprobada el pasado año con la intención de convertirse en un marco legal para el desarrollo de las condiciones laborales de los empleados públicos, ha tenido una interpretación "sesgada y discriminatoria para la gran mayoría de los empleados públicos interinos de Castilla-La Mancha, en base a la interpretación, que esta Administración ha hecho, de la disposición transitoria del Estatuto".

Los sindicatos CSI-CSIF han acusado a la junta de “discriminar” a los trabajadores de la Administración general, desarrollando una política de personal que consideró "claramente partidista y sujeta a evidentes discriminaciones entre los empleados públicos, que soportan decisiones arbitrarias y vejatorias".


En nota de prensa el sindicato aseguró que la Administración autonómica está acostumbrada a actuar en base a actitudes "interesadas o gestos autoritarios, saltándose de forma gratuita los acuerdos adoptados en las Mesas de Negociación, o ignorando a los sindicatos que ostentan la legítima representación de los trabajadores".


CSI-CSIF defendió que el primer punto de fricción con la administración regional pasa por la creciente privatización de servicios públicos, que se están externalizando aun a riesgo de reducir la calidad de los servicios que se prestan, y hasta el punto de situar a la Comunidad Autónoma en la segunda en el ranking de todo el panorama nacional en este apartado, y la primera con el mayor déficit generado por ese motivo.


"Debido a esa política clientelista de creación de empresas públicas y semipúblicas de servicios básicos de atención ciudadana, como Sanidad, Bienestar Social, Obras Públicas o Medio Ambiente, entre otras, son desempeñados por personal no cualificado, mal pagado y con pésimas condiciones laborales", alertaron.


Así, añadieron que la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, aprobada el pasado año con la intención de convertirse en un marco legal para el desarrollo de las condiciones laborales de los empleados públicos, ha tenido una interpretación "sesgada y discriminatoria para la gran mayoría de los empleados públicos interinos de Castilla-La Mancha, en base a la interpretación, que esta Administración ha hecho, de la disposición transitoria del Estatuto".


Recordaron que dentro de la misma Administración se utiliza el sistema de concurso-oposición para el personal de Educación y del SESCAM, pero no para el de Administración general, denuncia que el CSI-CSIF reitera en numerosas ocasiones en las mesas de negociación.


"Quedan pendientes de resolver asuntos claves para el conjunto de los trabajadores, como la carrera administrativa horizontal del personal de la administración general, la jubilación parcial anticipada, los permisos de paternidad de cuatro semanas, y otros muchos asuntos", recordaron.


De otro lado, CSI-CSIF condenó la utilización que se está haciendo de la Comisión de Seguimiento del acuerdo, como si fuera una Mesa de Negociación más, tratando asuntos no contemplados en el acuerdo firmado. "Se maquillan las cifras de retribuciones, más acordes con los postulados de este sindicato, fruto de las movilizaciones de los trabajadores y de las presiones de CSI-CSIF".


"La desidia queda patente en la falta de voluntad política para negociar el VI Convenio colectivo del personal laboral, que sigue esperando, desde hace más de medio año, la citación de los representantes sociales, sorprendidos por la contradicción entre los discursos de los políticos y la ausencia de compromisos con los trabajadores", concluyeron.

Valora esta noticia:
 

Nuevo comentario:
 
 
 
 
 
 
¿Te gusta? Ayúdanos y comparte con tus amigos