EMPLEO PÚBLICO

Aluvión de oposiciones para cubrir en un año 240 plazas en la Universidad Politécnica de Cartagena

. 03/12/2007
| 2145 | 0
Las primeras pruebas para cubrir empleos empezaron el pasado 14 de junio.

La Universidad Politécnica vive inmersa en un carrusel de exámenes, y eso que no estamos ni en febrero ni en junio ni en septiembre, los meses clásicos donde los estudiantes se enfrentan a duras pruebas teóricas y prácticas. De hecho, quienes están haciendo o estudiando para afrontar estas evaluaciones no son alumnos, sino trabajadores de la institución y de fuera de ella. ¿Por qué? Porque la Politécnica está llevando a cabo el proceso para cubrir las 240 plazas incluidas en la mayor oferta pública de empleo de su historia.


Desde junio pasado, los responsables universitarios vienen, por un lado, completando las diversas fases de cada oposición (y, en total, hay previstas 45), y por otro publicando en el Boletín Oficial del Estado (BOE) nuevas convocatorias.


Las primeras pruebas para cubrir empleos empezaron el pasado 14 de junio, cuando 85 aspirantes compitieron entre sí por tan sólo cuatro plazas de ayudante de archivos y bibliotecas. Desde entonces (salvo en agosto), prácticamente no ha habido semana en que las aulas de varias facultades de la Politécnica (sobre todo del Paraninfo) no hayan acogido exámenes multitudinarios y muy reñidos.


Esta gran oferta de empleo, que quedará cerrada a finales del año que viene, permitirá a cientos de diplomados y licenciados acceder a 143 plazas de funcionario y 97 de personal laboral. En el caso de los funcionarios, las plazas se distribuyen en cuatro categorías o grupos profesionales (A, B, C y D) y para las escalas de técnicos de administración, gestión de la investigación, gestión, ayudantes de archivos y bibliotecas, técnicos informáticos, administrativos y auxiliares.


Necesidades iniciales


En cuanto al personal laboral, se han fijado cuatro grupos (I, titulado superior; II, titulado de grado medio; III, técnico especialista y IV, lo mismo que el anterior) para tareas que van desde las relaciones internacionales, la prevención de riesgos laborales, la edificación y obra civil o la contabilidad, hasta el trabajo de auxiliar de servicios, laboratorio, actividades deportivas, bibliotecas o transporte.


Las oposiciones no están exentas de polémica, ya que la mayoría de las plazas son de consolidación de puestos ocupados por personas con contratos temporales prorrogados durante años.


Hay trabajadores que entraron en la Politécnica por las necesidades de personal de los primeros años de la institución (que cumple su décimo aniversario) y pueden perder sus empleos. Aunque a los empleados se les reconoce con puntos su experiencia, algunos no han superado las pruebas y eso ha creado ya malestar en los sindicatos.


Sin embargo, la gerente de la Politécnica, Esther Natividad, recuerda que la oferta de empleo la apoyaron los sindicatos y ahora no se va a modificar para alterar las «reglas de juego». «Queremos que en la Politécnica trabajen los mejores. Y eso hay que ganárselo en las oposiciones».

Valora esta noticia:
 

Nuevo comentario:
 
 
 
 
 
 
¿Te gusta? Ayúdanos y comparte con tus amigos