CONSEJOS Y CURIOSIDADES
Consejos oposiciones »

La Organización del Trabajo en un Opositor

. 11/06/2015
| 3559 | 0
La Organización del Trabajo en un Opositor
Consejos organización trabajo en un opositor

¿Has decidido preparar unas oposiciones y no sabes cómo empezar? Si te sientes identificado, no te preocupes.

 

El camino de un opositor es un trayecto largo y duro. Podemos compararlo con una maratón, en la cual el atleta va a tener que superar diferentes obstáculos y, aspectos, como constancia y motivación van a jugar un papel esencial en este recorrido. Pero para que aparezcan estos aspectos es necesario establecer algo igual de importante como es una organización en el estudio.

 

En primer lugar, para llevar a cabo una organización deberemos valorar algunos puntos.

 

Por una parte, nuestras circunstancias personales, en el sentido de que no es lo mismo quien tenga obligaciones familiares que quien tenga disponibilidad total. En función de mis circunstancias, el tiempo que yo podré dedicar al estudio variará así como la elección del momento idóneo para que el mismo sea lo más productivo.

 

Por otra parte, deberé decidir cuál será mi lugar de estudio. Mi casa, la biblioteca o la academia de estudio pueden ser algunos ejemplos. La elección del sitio es básica puesto que yo decido cuál es el mejor lugar donde puedo concentrarme. Para ello, un elemento clave es que ese sitio sea un lugar donde haya silencio, es decir, un lugar dónde el ambiente reúna las condiciones necesarias para que esté concentrado.

 

En segundo lugar, una vez hayamos tenido en cuenta nuestras circunstancias personales, el tiempo y nuestro lugar de estudio, ya podemos empezar a elaborar nuestra organización. Teniendo en cuenta la cantidad de nuestro temario, estableceremos una planificación para que, a medida que vaya transcurriendo el tiempo, tengamos la sensación de ir avanzando.

 

Sin embargo, no todo es la adquisición de conocimientos. Para algunas oposiciones (como las de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado), es necesario combinar el estudio de la parte teórica con la preparación de pruebas físicas, psicotécnicos, etc. Ello también debe formar parte de nuestra planificación puesto que son requisitos necesarios para obtener la plaza.

 

Por último, no quiero dejar de lado unos aspectos mencionados anteriormente como son la constancia y motivación. La constancia o persistencia se adquiere mediante el entrenamiento, el  hábito. El inicio de cualquier actividad siempre nos costará mucho esfuerzo ya que supone la adquisición de habilidades que no se aprenden en un día. La regularidad en nuestro estudio es lo que nos va a convertir en expertos en la tarea. No obstante, un aspecto más importante es la motivación. No es lo mismo nuestra motivación inicial (cuando decidimos prepararnos una oposición) que la motivación para la tarea (la horas que tengo que dedicar al estudio). Como dice un famoso psicólogo, “motivación no es tener ánimos, motivación es tener motivos” y somos nosotros los responsables de otorgar un significado a nuestro estudio. Ese valor puede ser intrínseco (capacidad de superación) o extrínseco (nuestra familia). Si buscamos obstáculos en nuestro camino (falta de tiempo, competencia), no estamos avanzando, estamos retrocediendo.

 

¿Quién te ha dicho que no puedes? ¿Quién te ha dicho que no eres capaz? Da el primer paso. Empieza a establecer una organización en el estudio.

Valora esta noticia:
 

Nuevo comentario:
 
 
 
 
 
 
¿Te gusta? Ayúdanos y comparte con tus amigos